lunes, julio 09, 2012

El amor de Higgs

Pudo ser una tarde, porque las tardes son proclives a la búsqueda. Pudo ser un martes, porque los martes son proclives a la fuga. Pudo ser en un bosque, porque los bosques son proclives a los cuentos. Pudo ser un físico, porque los físicos son proclives a la angustia. Pudo ser la materia, porque la materia es proclive a las preguntas. Pudo ser una ecuación, porque las ecuaciones son proclives a la eternidad. Pudo ser un presagio, porque los presagios son proclives a cumplirse. Pero —y en esto solo especulo— también pudo ser el amor, porque el amor es procilve a esas colisiones que desintegran en ínfimas como infinitas partículas todas las esperanzas conocidas.

3 comentarios:

La Flor dijo...

Ay, ¡qué bonito!

Alada, fuerte y azul dijo...

Eso es ser poeta, hacer poesía cualquier tema, incluso cuando se trata de ciencia. Que vivan los poetas y no dejen nunca de escribir y compartirnos.

Jude dijo...

es bonito porque no es cursi.

Useless in traslation

Lo más leído del inútil (o gustos raros de la gente)

Visitas inútiles

Copyright

© ® Todos los derechos reservados. Todos los textos, contextos, y pretextos, a menos que se indique lo contrario, son de la autoría del bloguero en cuestión. Su uso está condicionado a citar la fuente y este blog.